Combatir la obesidad infantil con un buen equilibrio energético

Cuando paseo por las calles de mi ciudad cada vez veo más niños con sobrepeso. Viendo esto, el aumento de la obesidad infantil en España es preocupante, ya que hace 15 años, el 5% de los niños españoles eran obesos, actualmente ronda por el 18 %.

La causa de este problema son los cambios de hábitos cambio de hábitos de los más pequeños, sobre todo en lo referente a la alimentación y el sedentarismo, según han destacado los expertos en nutrición y salud que se dieron cita en el simposio “Obesidad y equilibrio energético”, que tuvo lugar en Granada durante el 61 Congreso de la Asociación Española de Pediatría.

Obesidad infantil
El sedentarismo entre los más pequeños conlleva un gran desequilibrio energético debido que hay una mayor ingesta de calorías que su propio gasto, según el Dr. Luis Moreno, Profesor Titular de la Escuela Universitaria de
Ciencias de la Salud de la Universidad de Zaragoza, es debido a una poca o nula vida activa que han sido sustituidas por los cambios sociales que está viviendo los más jóvenes de nuestra sociedad, como por ejemplo la televisión y los videojuegos.

Pero no sólo este sedentarismo es el resultado del aumento del ocio pasivo que has visto en el párrafo anterior, también está influenciado por los padres y su prevención referente al miedo que hay en las calles de nuestras ciudades y/o falta de espacios adecuados para el deporte y actividades al aire libre.

Referente a la alimentación, se destacó en el Simposio que “no existen alimentos buenos o malos sino dietas más o menos equilibradas”. En este apartado, la influencia de nosotros, los padres, a nuestros hijos es muy importante ya que ellos son como un espejo de nuestras costumbres alimentarias. Si nosotros no consumimos frutas, verduras, legumbres y pescado y optamos por otro tipo de comidas como la rápida, bollería industrial, etc., ellos también lo harán. Así mismo, es muy importante la educación sobre este tema tanto en casa como en la escuela, y tener dos normas básicas para mantener el equilibrio energético:
- La cantidad de energía aportada por los alimentos, debe ser la necesaria para compensar el gasto energético, sin excesos ni carencias. Hay que establecer las necesidades energéticas, según el biotipo y mantener el peso corporal constante.
- La dieta ha de ser variada, debe incluir alimentos de todos los grupos, para así poder satisfacer las necesidades de todos los nutrientes.

Pirámide infantil
El último punto que estuvo debatiendo fue la relación de la genética con la obesidad y hay un dato sorprendente y es que “actualmente se conocen alrededor de 130 genes relacionados con la obesidad, y este número continúa en aumento” según el Dr. Ángel Gil, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada

Y alrededor del 5% se debe a la existencia de mutaciones en genes únicos y de síndromes mendelianos, con este dato se llega a la conclusión que si los padres modificamos las costumbres en nuestra alimentación para prevenir la obesidad, además de beneficiarnos nosotros también lo haremos con nuestros hijos.

Concluir destacando dos puntos:
- La causa de la obesidad es el aumento del sedentarismo, y esto está llevando al desequilibrio energético actual de los niños, que se traduce en una mayor ingesta que gasto calórico.

- No existen alimentos buenos y malos, sino dietas más o menos adecuadas. El causante de la obesidad exógena es el consumo de una dieta de valor calórico superior a las necesidades del niño, por lo que lo importante es mantener el equilibrio energético de nuestro organismo.

Post Patrocinado


Hacemos Vida Sana

Comments are closed.